Si le hablas al adicto de mesuras y de estofados al hambriento, te enviarán a tomar viento (tercera ronda, el Monstruoscopio de Entc)

«Solo estará tres meses, le insisten sus padres, tienes que tratarlo como a uno más de la familia». A Julia le costaba congeniar con la gente, pero con Zamir hizo buenas migas enseguida. Hoy meriendan solos. Zamir se sacia rápido—¡qué bien le vendrían unos kilitos!—, en cambio Julia necesita más. Revisa de nuevo el frigo…

Mimetismo (primera ronda, el Monstruoscopio de Entc)

«¡Jamás me subiré a un trasatlántico!» Exclamaba Valentina mientras enjugaba sus lágrimas. Volvían para casa y en su cabeza continuaban los dos jóvenes congelándose en aquellas gélidas aguas. A Roberto le gustaba esta chica. Le fascinaba su ingenuidad, su empatía, especialmente que compartiera con él su pasión: comer palomitas frente a la gran pantalla. Apenas…

Una vida de fotos

Ha desaparecido todo. Ya no están los trípodes, los focos, las Canon ni la Mamiya, la última que compraron a plazos. Qué ilusos pensar que Mario heredaría el gusto por las puestas de sol, las olas embravecidas, los tapices de flores en primavera, y con esa duda se fue; si su hijo seguiría con un…

Te conozco bacalao, aunque vayas disfrazao

—¡5.000 pelas, tronca… vaya un marrón! Empezamos bien las vacas… —Tranki, tía, que el picoleto venía rayao, ¡si nada más pararnos empezó la movida!… que si el cinturón, que si los papeles del buga, que si la ele… —¿Y el rollo macabeo que nos largó después?, ¡que vaya pintas…… que ya no hay valores… que…

Mi padre

Cuando no es la pata de una mesa que cojea le ocupa un cuadro que ladea. A veces, coge la bolsa de la basura y la lleva al contenedor. Otras, me lo encuentro llenando de agua el bebedero del perro. Lo mismo le echa una mano al mayor con un pinchazo en la bicicleta que…