El cirujano plástico

Le encantaba, amaba su trabajo; coser cicatrices de la talla cien, ribetear subidas de glúteos, zurcir extracciones sebosas. Llegaba a casa y se aburría. Una de esas noches, su mujer, desde la cocina, con el relleno sobre la mesa, gritó desesperada: “¿¡Pero quién le ha cosido el culo al pollo!?”. Esta foto tan simpática la…

Incomunicada

Toda la mañana, en vano, intentando comunicarse con su amiga. -¡Mamá!, gritó desesperada, no me contesta… FaceTime, Whatsapp, Skype, Facebook, Viber, ¡nada! -Pues ve a buscarla… -¡¡¡Estás loca, cómo voy a hacer eso!!! -Fácil, saliendo por la puerta y llamando a la suya… tu amiga vive dos casas más abajo.

Cine gore

Miraba la televisión: “Sentenciados a muerte 529 seguidores de los Hermanos Musulmanes en Egipto… Unidades rusas irrumpen a tiros en una base aérea ucraniana… África se desangra en otra guerra tribal…” Mi marido se me acercó con una película de terror. -Olvídalo, cariño, no hay Tarantino que supere al telediario.   Imagen de Google

Dos niñas desemejantes

Cuando llegó a casa odiando las mates, el inglés y el aburrido golf, su madre contrató un profe particular y la apuntó a clases de paddle. Cuando su madre le instó a que se fuera de nuevo con ese hombre, llorando miró a sus hermanos. Tampoco hoy morirían de hambre. Imagen Tomada de la red…

Hay cosas que el dinero no puede comprar

No eran ricos, ni vivían en una mansión. Lo del yate, los caballos; mentira. Tampoco celebraba sus cumpleaños con suntuosas fiestas. Hacían vida sencilla. Cenaban, charlaban, veían televisión. Sus compañeras la envidiaban… por las sobremesas, las veladas en el salón, porque sus padres después, se iban a la cama juntos. http://www.cincuentapalabras.com/2015/08/hay-cosas-que-el-dinero-no-puede-comprar.html

Cada vez que sales

La una de la madrugada; te levantas, vas a su habitación, regresas al lecho. Las dos, vuelves a levantarte. Las tres… esta vez respiras aliviada, ¡duerme en su cama! Te acuestas y sonríes, añorando las banales preocupaciones de entonces: “Ponte la sudadera. Cómete la merienda. No te tragues el chicle”.   Esta imagen la he…

¡¡¡Mamáaa!!!

—¿Has lavado mi chándal? —¿Dónde están mis patines? —¡No hay papel! —¡Mis gafas! —¿Has comprado el Marca? Aturdida, preguntó: —¿Qué hacéis en casa un martes por la mañana? —¡Hoy es fiesta! No curro y los chicos no tienen clase. Si es que no te enteras… ¡Claro, como tú no trabajas! Imagen tomada de la red…