El legado, finalista en Wonderland

. Es más feliz desde que no estás. Nadie le obliga a sorber sus lágrimas, a patear pelotas, sacar pecho, que le eche huevos, que se vista como Dios manda. No hay cajones secretos que custodien muñecas, braguitas, bolsos ni colonias. Ya no le compro la ropa a escondidas. Los dos agotamos nuestros esfuerzos; tú…

Enfermedades raras, finalista en Wonderland

Corría tan aprisa que sus pies perdieron suelo y la elevaron muy alto, —acababan de despedirla, justo ahora, con tamaña hipoteca—, la estela de sus lágrimas variaban las hojas de los árboles en deliciosas bolitas azules y… cesaron los contratos basura, los maltratos, la corrupción. Ante la alarma, el mandamás ordenó talar todos los árboles;…

El móvil acusica. Finalista en Wonderland

Suena el teléfono, al descolgarlo escucho que hablan, pero compruebo desorientada, que no se dirigen a mí. Apenas entiendo lo que dicen, aunque por el ruido, deduzco que están en un coche. Evidenciando que se trata de un error, decido dejar a solas a los tortolitos, pero me freno al descubrir unos conocidísimos jadeos… Amasar…