Hoy, comemos.

Se levanta amanecido, por un camino angosto y frío llega a la gran montaña. Ya hay manos que buscan y rebuscan y que han madrugado más que las suyas. Pero ¡hoy está de suerte! encuentra un saco con algo dentro. Se lo lleva a la cabaña, veloz y complacido. Ya no siente sus pies descalzos…

Lo que tus ojos no ven

Después de un año en el mismo edificio, sigue alterándose cada vez que se lo encuentra. En el ascensor no repara en ella, va con la música alojada en sus orejas. Llegan al tercero, cuando se baja le mira de reojo, no se atreve de otra manera.  De su boca un quedo y tímido “hasta…