La mujer de la ventana

No quiero volver a verte nunca más, estoy harta de ilusionarme con tus llegadas, emocionarme con tus partidas, hurgar en tus maletas, de escuchar tus insinuantes silbidos… Cerró los postigos y alisó los cenicientos visillos, se apartó de la ventana. Desatrancó los cerrojos y en el descansillo, junto al cubo de enmohecidas esperas abandonó su…

¿Fingir?, no eternamente.

Invité a unos amigos a la casa de la playa, antes de venderla quería despedirme de ella; celebraríamos allí la Noche Vieja y la última Navidad. Les propuse que podían venir acompañados, yo, a cambio, y teniendo en cuenta que la cocina no era mi fuerte ni me consideraba una buena gourmet, me esmeraría en…