Hay cosas que el dinero no puede comprar

No eran ricos, ni vivían en una mansión. Lo del yate, los caballos; mentira. Tampoco celebraba sus cumpleaños con suntuosas fiestas. Hacían vida sencilla. Cenaban, charlaban, veían televisión. Sus compañeras la envidiaban… por las sobremesas, las veladas en el salón, porque sus padres después, se iban a la cama juntos. http://www.cincuentapalabras.com/2015/08/hay-cosas-que-el-dinero-no-puede-comprar.html

Cada vez que sales

La una de la madrugada; te levantas, vas a su habitación, regresas al lecho. Las dos, vuelves a levantarte. Las tres… esta vez respiras aliviada, ¡duerme en su cama! Te acuestas y sonríes, añorando las banales preocupaciones de entonces: “Ponte la sudadera. Cómete la merienda. No te tragues el chicle”.   Esta imagen la he…

¡¡¡Mamáaa!!!

—¿Has lavado mi chándal? —¿Dónde están mis patines? —¡No hay papel! —¡Mis gafas! —¿Has comprado el Marca? Aturdida, preguntó: —¿Qué hacéis en casa un martes por la mañana? —¡Hoy es fiesta! No curro y los chicos no tienen clase. Si es que no te enteras… ¡Claro, como tú no trabajas! Imagen tomada de la red…

El boomerang

¡Esa no es mi madre, no pienso llamarla mamá. Me prometiste, que nunca nadie ocuparía su sitio. No te lo perdonaré, jamás! Tranquilo hijo, no te preocupes, que ella tampoco querrá que la llames así. Posiblemente tú no podrías ocupar el sitio que hace unos meses, dejó vacío su hijo. imagen tomada de la red