Una corredora, dos dorsales.

viajar

Era su mayor ilusión, pero se fue antes de que llegara el gran día. Sumida en la tristeza, guardó los dos dorsales que terminaban en 38 y 39, casualmente, el mismo número de años que estuvieron casados. Esta sería la primera convocatoria a la que no acudirían. Dejó, incluso, de ir a su panadería favorita porque en la puerta la anunciaban; “XXXIII San Silvestre Salmantina”. No quería oír hablar de carreras.

Nos tenía preocupados. Mamá ya no sonreía. Tan siquiera salía a pasear, decía que no tenía cuerpo para nada.

Como cada año nos situábamos cerca de la meta y disfrutábamos del evento con nuestros pequeños. Mi marido fue el primero en verla. Llegaba exhausta. Me acerqué a abrazarla. El sudor pintaba su cuerpo. El corazón se le escapaba del pecho, pero sonreía, pletórica. En su espalda llevaba su dorsal, debajo… el de papá.

Anuncios

5 comentarios en “Una corredora, dos dorsales.

  1. Uyyyy Rosy, me has dejado a mí también como si hubiera hecho la carrera del siglo. Ese final me ha dejado un nudo en la garganta. Es muy bonito y con mucha garra, felicidades.
    Besicos muchos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s