Tres asuntos resueltos

A mí se me mueren todos. Por eso, los cementerios con sus sepulcros, epitafios y toda esa parafernalia, no me interesan nada. Prefiero que sea el azar quien se ocupe… ¡bastante hago con aguantarlos mientras viven!

Con el primero; el cielo me lo puso en bandeja. Qué oportuna aquella tromba de agua que lo anegó todo provocando una riada que pasaba, justo, por mi casa. ¡Si hasta arrastraba contenedores y coches! Solo tuve que dejarle en el primer escalón.

Con el segundo fue pan comido. Estábamos disfrutando de un safari cuando nos visitaron unas malas fiebres. Los leones, que lo fisgonean todo, estuvieron varios días merodeando. Finalmente entraron en nuestra tienda, ¡qué suerte la mía poder intuirlo, todo, desde el jeep!

Y con el último; coser y cantar. Lo introduje en el maletero y aparqué el auto en mi calle. Dormía a pierna suelta soñando que algún ladrón de coches o un rayo despistado me resolviera el asunto… cuando un estruendo me despertó. Al asomarme por la ventana: vi gente alborotada corriendo de un lado para otro, policías, coches aparcados calcinándose. No reparé en los destrozos ni si había víctimas, solamente una traviesa sonrisa se posó en mis labios…

IMG_5626Microrrelato presentado en el blog, “Esta noche te cuento”, mes de octubre.

Anuncios

8 comentarios en “Tres asuntos resueltos

    • Bueno, pues es la segunda vez que te lo cuento, estimado Juan. Mi protagonista NO MATA A SUS MARIDOS, a ella se le mueren. Lo que sí hace después, es dejar que sea el azar quien se ocupe de ellos.
      El primero, no sabemos cómo muere y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid… pues eso.
      El segundo creo que muere de unas malas fiebres y el tercero tampoco especifica cómo muere, aunque sí creo que es un atentado terrorista, el que le libra del muerto, que con mucho es lo más fuerte y triste de mi relato, por eso, creo que ésta señora es más que mala, porque lo único que le interesa es deshacerse del fallecido y no se preocupa por lo que el atentado haya provocado. Espero que ahora, haya quedado claro. Jamás haría apología de la violencia, jamás, de ningún tipo, hacia ningún ser vivo. Animal o humano.
      Un abrazo y gracias por acercarte hasta mi casa.

  1. Muy bueno Rosy…, y comentando lo anteriormente dicho por Juan M. Sánchez y lo contestado por ti, los guiones de algunas películas que vemos por ejemplo los domingos por la tarde como hoy los escribe alguien y ¡mira que son algunos malos!!!
    Mucha suerte guapa.
    Besicos muchos.

    • Gracias, Nani, por suerte este relato es todito inventado, aunque la mente del que lo lee es libre, en ningún momento mi intención corría por esos derroteros… sobre todo, porque soy mujer. Huelga decir, que soy una defensora a ultranza del corporativismo “mujeril” 😉
      Un beso guapa, y gracias por tu visita.

  2. Mira que me cae simpática la señora, pero si por un casual me eligiera como “la cuarta” creo que no me alcanzarían las piernas para correr lo más lejos posible.
    Gracias por esa ironía que entre tanta muerte nos hace reír. Un gusto leerte.
    Besos Rosy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s