Cada vez que sales

La una de la madrugada; te levantas, vas a su habitación, regresas al lecho.
Las dos, vuelves a levantarte.
Las tres… esta vez respiras aliviada, ¡duerme en su cama!

Te acuestas y sonríes, añorando las banales preocupaciones de entonces: “Ponte la sudadera. Cómete la merienda. No te tragues el chicle”.

 

desvelada

Esta imagen la he cogido prestada de la red  (Violeta en línea), gracias por que me viene que ni pintada…

http://www.cincuentapalabras.com/2015/07/cada-vez-que-sales.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s