Quid pro quo, en el libro de “cincuenta palabras”

Se le cayó la gorra cuando trataba de colocar un tablero carcomido a modo de puerta en su casi derruida cabaña. Fui a recogérsela, entonces, nos miramos a los ojos. Lo traje a casa. Me confesó que jamás había vivido en una, y yo… que nunca había tenido un abuelo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAImagen tomada de la red.

http://www.cincuentapalabras.com/2015/06/quid-pro-quo.html

Anuncios

10 comentarios en “Quid pro quo, en el libro de “cincuenta palabras”

  1. Hola, Rosy.
    Dicen que siempre hay un roto para un descosido… Es un micro que aunque parezca triste a mí me resulta optimista. Cada cual busca hasta encontrar su hueco en el mundo. Yo ya lo encontré y me siento muy cerca del tuyo, ¿a que sí?
    Un beso gigantesco, amiga, que eres un SOL.

    • Era triste, hasta que se miraron a los ojos.
      Towanda tú sí que eres un SOL, peeero lo que a ti te da rabia, es que no te acuerdas con qué maravilloso e impresionante relato tuve la suerte de conocerte, si te das por vencida te lo cuento…. fíjate que hasta me acuerdo del comentario que te hice. Ahí es na. Jajaja
      Un beso preciosa.

      ¡¡¡Gracias!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s