Una dulce y rosada venganza

 

¡Justo hoy se me pegan las sábanas! Me levanto como un rayo. Ultimo mi equipaje. Compruebo grifos y ventanas, llamo a un taxi y meto en el bolso el sobre para Mariano, el albañil. Anoche le llamé a casa pero no estaba, hablé con Marisi, su mujer y le dejé un recado; antes de partir le acercaría lo acordado por el arreglo del cuarto de baño. Siempre que puedo les echo una mano, están pasando una mala racha; Mariano se ha quedado sin trabajo y a ella le han reducido la jornada. A las mellizas les compré unos cuentos, lápices de colores y unos petisuis de fresa, sus preferidos.
El portero me apremia por el telefonillo; el taxi espera, la maleta y mis pies vuelan con idéntica prisa.
Estoy en la puerta de embarque, el avión sale en media hora, y solo al buscar el pasaporte me doy cuenta de que ¡el sobre de Mariano sigue en mi bolso!
Llego a mi destino y les llamo excusándome por mi involuntario olvido. Espero al lunes para ingresar el dinero en una cuenta que ella, cortante y con enojo mal disimulado, me indica.
Han pasado tres meses cuando vuelvo al piso de la playa pero… ¿qué le ha pasado a mi puerta?, en vano busco la cerradura. Acerco mi nariz… me huele a algo familiar que no consigo desvelar. Solo al ponerme las gafas descubro que un cuarteado y suave rosa embadurna lo que era mi preciosa puerta de nogal.

IMG_3700

Anuncios

26 comentarios en “Una dulce y rosada venganza

    • Del “sobre” de uno de los Marianos, nos enteraremos el 1 de agosto… el día más idóneo del año para dar una charla sobre chapuzas y agujeros varios, y como los españolitos somos así de masoquistas, desde las autopistas, hoteles, campings, playas, piscinas, ríos, etc, encenderemos la tele para ver su cara bonita….¡no te fastidia!

      El dinero del otro Mariano, el que está en paro, fue ingresado en su cuenta… casualmente desde Suiza, al contrario de lo que pasa últimamente en España.
      Un sobr ado abrazoTorito

  1. Historias inauditas de una persona que siempre lleva prisa. Me recuerdas a mi. También me dejo las cosas olvidadas.
    El nombre de Mariano se me ha vuelto tremendamente feo. Llama al que te dice Isabel.

  2. Hola, Rosy.
    Mientras que no sea rosa chicle, no está mal.
    Te contaré que el día 1 de agosto no pasó nada nuevo.
    Te contaré que el relato tiene tintes de la realidad que vivimos y te contaré que lo de Santiago me ha dejado con el corazón dolorido y preguntándome por qué.

    Un beso muy grande, bonita tú!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s