Las tres herederas

Carlos, ¡que tienes una edad!, sigues bebiendo y jugando, estás dilapidando la herencia de tu familia, piensa en las niñas. No me importa que salgas con otras mujeres, pero por lo menos tendrás cuidado de no dejar tu sangre repartida por ahí”

A ti eso no te incumbe, dentro de nada serás libre, es lo que querías ¿no?, no soporto que me digas lo que tengo que hacer con mi dinero”.

Era ya muy tarde, no querías entrar en discusiones, de sobra sabías cómo terminaban éstas, tan solo un par de días y te irías con tus tres hijas a un bonito loft en el centro de la ciudad. Por fin te separabas, estabais tramitando los papeles del divorcio, mientras, aguantabas estoicamente sus continúas salidas y venidas a altas horas de la noche.

 Te despertaron unos quejidos. Según bajabas las escaleras, pensaste que de nuevo, se habría traído a una de sus amiguitas. Sorteando algunos bultos y maletas que aguardaban en la entrada de la espléndida vivienda, entraste en el salón y hallaste a tu aún marido, solo en el sofá, pero hecho un ovillo y con un rictus de dolor dibujando su cara.

Cuando llegó Javier, el médico amigo de la familia, lo llevasteis rápidamente al hospital.

La operación de apendicitis fue un éxito. Al día siguiente volviste a visitar al enfermo y lo encontraste con una mujer que le hacía carantoñas, bastante parecida a la del día anterior y también con un acento que te era desconocido. Él no apartaba los ojos de unos generosos y semidesnudos senos que le apuntaban descaradamente. Sin mirarte siquiera, te dijo que te marcharas, que quería estar a solas con su novia, pero antes de abandonar la habitación escuchaste no sin sorpresa….

¡Ay mi amorcito yo sí te daré el nene que esa mujer no supo darte!”.

 En la planta baja del hospital, Javier te comenta que la operación de apendicitis va bien. Con tono cómplice y dominando el impulso de cogerte las manos intenta disiparte otros temores…

No te preocupes, Carlos jamás lo descubrirá, en cambio, sí comprobará el excelente resultado de su irreversible e ignorada vasectomía”.

IMG_7041

 

Anuncios

20 comentarios en “Las tres herederas

    • Hola Pedro, aunque no lo parezca, me he “inspirado” en un hecho real. En este caso, mi relato no supera la cruel realidad.
      Pero te cuento… Javier está muy enamorado de ella y aprovechando la operación de apendicitis, hizo lo que le pidió. Además Javier es un buen cirujano, a Carlos le hizo una intervención sin incisión quirúrgica que se denomina vasectomía sin bisturí (NSV, por sus siglas en inglés). Primero buscó los conductos deferentes palpando el escroto y luego le inyectó un anestésico. Luego hizo un agujero diminuto en la piel del escroto y selló los conductos deferentes. Después haló los conductos deferentes a través del diminuto agujero con el fin de amarrarlos y cortarlos. No se necesitaron puntos de sutura.
      De todos modos, si Carlos lo descubre, yo pienso negarlo todo, espero que tú no me delates jajajajaaj
      Gracias por leerme y comentarme.
      Un abrazo.

  1. Aaaaaah pero que hay gente vengativa en este mundo. Mirá que tomarse el trabajo de vaciarlo. No hay necesidad de gastar tantas energías. Ya con que se lo fume otra, misión cumplida. Digo… jaaaaaaaaa Yo hace rato colgué el cartelito “No hay devolución.”
    Me encantó este relato por su cierre, Rosy. Muy afilado.

  2. Hummmmmm, no sé, no sé, me deja mal cuerpo… y veo que todos los comentarios van a favor de la malvada… es curioso.

    Si está basado en hechos reales, yo me veo en la piel de Carlos y hasta le quito a las hijas (basándome en la educación que recibirán). Con el cirujano, lógicamente, hago que lo echen de su colegio profesional, hago que lo metan en la cárcel y lo espero a la salida para darle una somanta de hostias.

    O eso… o es que lo he leído mal.

    En cualquier caso, un beso 🙂

    PD- No todos los hombres somos malísimos 😛

    • Como usted comprenderá, yo tengo que hacer corporativismo, jajajaaj

      Mira, ante el peligro de que Carlos deje embarazada a cualquier “pelandrusca” que solo persigue su dinero, y las tres hijas tengan que repartir entre cientos…. ¿qué quieres qué te diga?, lee de nuevo la historia, creo que no te has dado cuenta el tipo de persona que es el tal Carlos.
      La historia es toda inventada, los personajes etc… excepto lo de la vasectomía que sí que puede hacerse sin puntos, (conozco un caso) por eso le explico a Pedro que él no tiene por qué darse cuenta.
      ¡En fin, que me has pillado, que puedo llegar a ser MUY mala…jajaj
      Otro beso 🙂

  3. Jajajaja, que se fastidie por ser tan impresentable. Con su vasectomía hecha que se ponga a engendrar… Si puede, jajajaja.

    Buenísimo, Rosy, me gusta ese toque de malicia.

    Un besazo, guapetona

    • ¡¡¡Towanda, cosa guapa!!!
      Te has dado cuenta? dependiendo de quién lea el relato, Carlos es víctima o verdugo.
      Yo me apunto a lo que tú apuntas… jeje
      Un besazo también para ti.
      (Me alegra verte pasear por aquí).

  4. A mi me parece una historia divertida. Un tanto feminista, donde el hombre es un ser muy primario y la mujer demasiado astuta. En esta línea es un relato sugerente y provocador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s