Lo que tus ojos no ven

Después de un año en el mismo edificio, sigue alterándose cada vez que se lo encuentra. En el ascensor no repara en ella, va con la música alojada en sus orejas. Llegan al tercero, cuando se baja le mira de reojo, no se atreve de otra manera.  De su boca un quedo y tímido “hasta luego” se va malgastando piso a piso hasta el noveno.

Cuando entra en casa se asoma al espejo, repentinamente se quita sus vaqueros y la holgada camisa. Descuelga del armario un ceñido vestido. En sus pies, unos zapatos de tacón alto que embellecen sus piernas. Recoge su melena en un bucle, unos mechones a cada lado le dan sensualidad a sus veinticuatro primaveras. Una pincelada en sus ojos, cela al cielo, a las amapolas, el rojo de sus labios.

La noche vestida de música, propicia al olvido de una semana saturada de libros. En la pista baila con sus amigas, de repente su corazón pierde el compás, sus pies enmudecen, a medio metro él que admirado la aborda…

-¡Hola!, no te había visto antes por aquí.

-Hola…sí, es que… soy de fuera.

-Lo sabía, yo jamás me olvidaría de una mujer como tu.

Sus ojos, por primera vez invaden los suyos, su corazón enamorado le grita…

Ahí le tienes, todo tuyo, baila con él”

Pero a punto de abrazarle, su autoestima que grita más fuerte, la detiene,

-Lo siento, si tú quieres… mañana, ahora tengo que irme.

Desaparece de su vista, apenas le da tiempo a sorprenderse, murmura perplejo…

-Mañana dónde, ¡cómo te encuentro!

Pero ya no le oye, camino de casa musita turbada…

En el ascensor nos encontraremos de nuevo y temblaré como siempre que te tengo cerca, tu irás pensando… en ella.  Yo llevaré mis vaqueros y esa camisa tan holgada y no estaré tan bella. Mañana… si tu quieres”. 

IMG_5626

De este  relato salieron las 250 palabras  para colaborar en triple-c, concurso a partir de una imagen de noviembre. Aquí lo cuelgo tal y como lo creé en un principio.

Anuncios

9 comentarios en “Lo que tus ojos no ven

  1. Hermoso. Me hizo acordar al estribillo de una canción “¿Qué ves? ¿Qué ves cuando me ves?” Me encantan estos relatos de ascensor. ¡Besitos van, Rosy!

  2. Muy chulo, Rosy! Coño, qué tío tan despistado, no? A mí no me pasaría ni de coña, te lo garantizo! Bueno… o despistado o que le dirá a todas lo mismo! Un besote!

  3. Muy bonito. Me encanta que describas lo cotidiano con tanto realismo. Eres capaz de hacer un relato de un gesto, de una lágrima o de una mirada y de llegar al mismo tiempo al corazón y al pensamiento del ser humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s